Josep Santacreu: “Una empresa responsable convierte los retos éticos en oportunidades de crecimiento”

31.08.17 News 2017, Noticias 2017

Entrevista a Josep Santacreu, consejero delegado de DKV Seguros y moderador de la mesa 3- Responsabilidad del Encuentro Empresarial Hispano-Alemán, que reunirá en Barcelona los próximos 27 y 28 de septiembre a los máximos responsables de empresas de ambos países.

1) Un número creciente de empresas ha descubierto el concepto de Responsabilidad Social Corporativa (RSC). No obstante, la comprensión de qué subyace bajo ese término varía enormemente. Mientras que algunas lo ven como campañas de caridad de perfil público elevado, usted comenta que la RSC de las empresas comienza por cumplir con sus obligaciones tributarias. ¿Qué entiende usted exactamente por RSC?

Si deseamos operar en un entorno estable y que dé seguridad, las empresas debemos cumplir con nuestras obligaciones legales y tributarias. Eso sería lo mínimo necesario para empezar a pensar en qué medida la empresa puede ser buena ciudadana y aportar valor más allá del valor económico. 

La RSE busca asegurar un comportamiento ético, de manera voluntaria y más allá de los mínimos legales. Hay distintas definiciones y tipos de RSE, pero al final del día, se trata de operar pensando en el impacto que tiene la empresa en todos sus grupos de interés, incluyendo las generaciones futuras. En DKV queremos aportar valor no sólo económico sino también ético, social y medioambiental en nuestra relación con cada uno de nuestros grupos de interés. Para eso el primer paso es conocer bien sus expectativas y prioridades, y partir de ahí para diseñar el plan de RSE.

 2) Usted ha insistido en repetidas ocasiones en que la RSC es un instrumento para fortalecer la competitividad. ¿En qué medida se logra esto mediante una conducta responsable?

Tradicionalmente ha habido una brecha entre lo que las empresas entendían por responsabilidad social y lo que la ciudadanía esperaba de una empresa responsable.  Así, mientras las primeras trabajaban en temas como la solidaridad, el voluntariado y devolver a la sociedad parte de lo que reciben de ella, la ciudadanía demandaba una política de sostenibilidad, basada en el comportamiento ético, ligado al negocio, que garantice un buen trato a los empleados, productos de calidad y seguros. 

En DKV estamos totalmente alineados con este enfoque más integrado al negocio, por eso hablamos de Negocio Responsable. Integrar el diálogo, la escucha y las expectativas de los grupos de interés en el proceso de reflexión estratégica es clave para ser un Negocio Responsable, puesto que permite anticiparse y ofrecer soluciones innovadoras que nos diferencien del resto y ser más competitivos.

De esta manera, una empresa responsable convierte los retos éticos sociales y medioambientales en oportunidades de crecimiento para el negocio al mismo tiempo que protege y mejora la reputación de la compañía. Por otro lado, cabe destacar también que la RSC favorece el compromiso e implicación de los diferentes grupos de interés, y un mundo cada vez más colaborativo, este aspecto es crucial para el crecimiento del proyecto empresarial.

 3) ¿Dónde y cómo debe implantarse la RSC en la empresa?

En DKV, para integrar la responsabilidad aún más en el día a día del negocio, hemos logrado que sean las distintas áreas de la empresa que impulsen y se impliquen en el fomento de la responsabilidad. De esta manera hemos logrado un desarrollo transversal y colaborativo.

Por lo tanto, las iniciativas de responsabilidad se diseñan conjuntamente con el departamento de Negocio Responsable (que depende directamente del área de Consejero Delegado) y luego son lideradas por cada una de las áreas de la empresa. Desde el año 2016, los incentivos de cada área están ligados a un objetivo de fomento del Negocio Responsable, puesto que se trata de uno de los ejes estratégicos del plan 2020.

4) La mayoría de las empresas operan en un entorno altamente competitivo, en el que la presión de los costes a menudo es enorme. ¿Puede realmente permitirse el cumplimiento de normas sociales y medioambientales en toda la cadena de valor?

Mi pregunta sería si pueden permitirse el incumplimiento… Hoy en día, un riesgo reputacional mal gestionado puede llegar a destruir la confianza en una empresa en pocos minutos. 

 La cadena de valor es un factor crítico en cualquier empresa, por ese motivo, en DKV todos los procedimientos de contratación están regulados por nuestra normativa de Compras, que incluye garantías para el cumplimiento de políticas de Responsabilidad Social Empresarial, y la firma del documento de adhesión a los principios de DKV. 

Además, mantenemos un diálogo abierto con todos los grupos de interés, para conocer sus necesidades y poder así mejorar las relaciones y saber qué podemos ofrecerle de manera que podamos compartir los mismos valores, crecer juntos, desarrollar relaciones más colaborativas y diferenciarnos así de la competencia.

 5) ¿Qué papel desempeña el cliente en este sentido? ¿Existe una mayor disposición a pagar por productos fabricados en condiciones socialmente aceptables y, si es necesario, a precios más altos? ¿Observa usted diferencias entre los clientes de España y otros países europeos?

La sociedad acaba castigando al que comete errores, sean de derechos humanos (trabajo infantil), medioambientales o de corrupción. Pero es cierto que aún se premia poco. Lo que sí hemos constatado es que para retener a un cliente actual lo que más valora después de la calidad y nivel de servicio es el comportamiento ético... Por eso, sabemos que la RSC aporta valor al negocio, aunque cueste cuantificarlo, es un elemento clave de nuestra reputación. Y una buena reputación significa una mayor recomendación o dar del beneficio de la duda en casos de crisis, de manera que se preserve la confianza. 

En cuanto a las diferencias entre distintos países, los consumidores más concienciados forman parte de países como China o India. Probablemente porque sufren más el impacto de malas prácticas sociales y medioambientales. En Europa, en los países nórdicos los clientes están claramente por delante en relación a exigir comportamientos responsables a las empresas, sin embargo en España, estamos avanzando mucho y en ese sentido, el papel de la empresa para “educar” al consumidor también debe ser activo. 

6) DKV es miembro de la Fundación de RSC SERES, y usted es además presidente de Respon.cat, una alianza de empresas catalanas asociadas con el objetivo de fomentar la responsabilidad social de las empresas. ¿Cuál es el trabajo de estas asociaciones y qué contribuciones concretas se esperan de ellas?

Estas alianzas nos aportan acceso al conocimiento y a la experiencia en relación con la gestión responsable; es decir, estar en contacto con otras empresas más grandes y más pequeñas que desarrollan buenas prácticas o, incluso, aprender de los errores. Además, nos ofrecen la posibilidad de participar en proyectos conjuntos con otras entidades porque algunos  tienen más sentido si son abordados desde la Fundación o asociación que desde una empresa particular. Por ejemplo, junto con Seres pudimos lanzar un proyecto de consultoría para encontrar una metodología para medir el impacto y el retorno de la acción social para la empresa. Por otro lado, la investigación y la innovación son los pilares de estas entidades y también para DKV. 

Respon.cat está más enfocada a promover la RSC en pequeña y mediana empresa. 

7) El mundo de la política también ha descubierto hace un tiempo el tema de la RSC. No solo se vienen fomentando los Objetivos de Desarrollo Sostenible, que presentan las directrices generales para un desarrollo sostenible, sino también regulaciones concretas a nivel nacional y de la UE. ¿Qué opina usted de cuestiones como la obligación recientemente efectiva de informar sobre RSE para grandes empresas y empresas cotizadas? ¿Cree usted que supone una ayuda sensata para la responsabilidad corporativa o debería la política apostar por la responsabilidad personal de las empresas?

Por supuesto que es una gran ayuda y contribuye a que las empresas que aún no estén concienciadas en temas de RSC, empiecen a estarlo. Así, las empresas deberán cada vez más, rendir cuentas sobre sus impactos en la sociedad y explicar cómo crean valor. Y si hacen algo que impacte negativamente en algún grupo de interés, deberán dar explicaciones.

En DKV desde hace dos años publicamos un capítulo sobre transparencia donde hablamos de los temas que pueden ser negativos o más sensibles, ya que pensamos que la transparencia es lo más importante para generar confianza entre nuestros grupos de interés.

Contacto

Martin Schneider

Director Comunicación

+34 91 353 09 24
Enviar un e-mail